Witbier

Esta receta nace de la reinterpretación del estilo original belga de la cerveza de trigo dando lugar a una cerveza pálida, casi blanca, con cuerpo medio y espuma persistente. El carácter refrescante que aporta el trigo malteado junto con el dulzor de los copos sin maltear, encuentra un justo equilibrio con el sabor amargo de la naranja de Sevilla y el cilantro.